Monday, August 11, 2014


XX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO  - CICLO A – AGOSTO 17, 2014

ü  La primera lectura y el evangelio nos hablan hoy de la universalidad de la salvación, del amor del Padre Dios a toda sus criaturas no importa ni la nacionalidad, ni la lengua, ni su situación social, ni su fe, ni el Dios en quien creen. 

ü  Y  Pablo en su carta a los romanos nos habla de la fidelidad de Dios a sus promesas.     

PRIMERA LECTURA  Is 56, 1.6-7
Ø  El capítulo 55 con que termina el libro del Segundo Isaías, también llamado libro de la Consolación, habla de escuchar  la Palabra de Dios.   

Ø  El Tercer libro de Isaías que empieza en el capítulo 56, del cual leeremos este domingo, es una llamada a poner en práctica la Palabra escuchada.

Ø  Es una llamada a practicar la equidad y la justicia.

Ø  Dios tratará por igual a quien pertenece al pueblo de la elección, el pueblo de Israel, como al que pertenece a un pueblo extranjero, pagano, si ambos practican la justicia, es decir han dejado a Dios entrar y ser parte de sus vidas.

Ø  El Señor los traerá a su monte santo, Jerusalén. 

Ø  Aquí, en el Templo, el Señor los llenará de alegría,

Ø  Aceptará sus sacrificios y ofrendas

Ø  Porque la Casa del Señor es casa de oración, casa de conversación amorosa del ser humano con su Padre Dios.

Ø  Así la llamarán todos los pueblos. 

Ø  Jesús en otro lugar del evangelio, cuando expulse a quienes hacen negocio en el Templo, les recordará estas palabras “la casa de mi Padre es casa de oración…” 

SALMO RESPONSORIAL Sal 67, 2-3. 5. 6. 8  

OH DIOS QUE TODOS LOS PUEBLOS TE ALABEN  

Que Dios tenga piedad y nos bendiga,
haga brillar su rostro sobre nosotros,
para que en la tierra se reconozca su dominio,
y su victoria entre las naciones. 

Que canten de alegría las naciones,
porque gobiernas a los pueblos con justicia
y guías a las naciones de la tierra. 

 ¡Que los pueblos te den gracias, oh Dios,
que todos los pueblos te den gracias! .

Que Dios nos bendiga,
y lo teman todos los confines de la tierra..

Ø  Este salmo es un himno de acción de gracias compuesto por tres estrofas separadas por un estribillo
Ø  Es una invitación a que todos los pueblos alaben y den gracias  a Dios, que canten sus maravillas en  favor de todos nosotros.  

EVANGELIO Mt 15,21-28
v  Jesús se ha retirado a la región de Tiro y Sidón.

o   Estas dos ciudades fueron famosas en el Antiguo Oriente.

o   Y también sus nombres están presentes en el Antiguo Testamento y en el Nuevo.

o   Estas dos ciudades están separadas por 20 kilómetros unas 12 o 13 millas aproximadamente.  

o   Actualmente se encuentran en el Líbano cerca de la frontera con Israel.

o   Sidón se llamada hoy Saida de la palabra árabe “pesca”

o   Tiro se llama en árabe Sour que quiere decir “roca” pues  está construida sobre una isla rocosa en el Mediterráneo. 

v  Tal vez el Señor se retiró allá para hallar cierta paz y reposo alejándose un poco para poder descansar y recobrar fuerzas.

v  Pero aquí su Padre le hablará por boca de una mujer pagana.

v  Este episodio, que Mateo ha querido transmitirnos nos muestra a Jesús siempre atento a lo que el Padre le va comunicando en su vida en su interacción con cada ser humano que encuentra en su camino.

v  Jesús, como dice a sus discípulos, y de una manera un poco extraña a la mujer, está seguro de que ha sido enviado solamente para reunir a las ovejas descarriadas de la casa de Israel, y que ésta es la voluntad de su Padre que le ha enviado.

v  En su misión no entra su interacción con los pueblos gentiles.

v  La mujer es una madre desesperada, ya no sabe qué hacer, qué buscar y a quien acudir para que le cure a su hija.

o   No sabemos nada de esta mujer, solamente que es cananea, es decir lo que necesitamos saber para entender esta historia que Mateo nos ha querido transmitir.

o   Además de saber que es cananea, se nos dice que tiene una hija enferma y atormentada por un demonio, por lo tanto es una madre necesitada.

o   No sabemos si lo del demonio es alguno de los efectos de la enfermedad, que en aquel tiempo se consideraban muchas veces como posesión diabólica.

v  Esta mujer tuvo que haber oído hablar del poder sanador de Jesús y de su bondad y acogida incondicional de quienes se le acercaban en busca de su ayuda.

v  Y sigue a Jesús y a sus discípulos gritando y pidiendo ayuda “Señor, hijo de David, ten compasión de mi!”

v  ¡Qué oración tan hermosa, tan llena de confianza y de humildad! Confianza en la bondad de Jesús, humildad porque grita pidiendo ayuda, reconoce su pequeñez, su pobreza.

v  Siempre que leo este evangelio me llama la atención dos cosas:

o   Primero la reacción de los discípulos que se parece mucho a la de la multiplicación de los panes, haz algo para que se solucione este problema y no nos importunen más.

o   Segundo las palabras de Jesús, he sido enviado… no se da el pan de los hijos a los perros

o   Es cierto que perros también puede significar pagano o gentil como así los llamaban.

v  Pero al ahondar un poco más en el texto y buscar su mensaje nos quedamos sorprendidos de lo que ha pasado aquí;

o   Jesús sinceramente está convencido de lo que dice y tiene que ser fiel a su Padre.

o   La mujer no se enoja ni se ofende de la respuesta de Jesús

o   Le dice es cierto lo de perros, pero los perritos, los hijitos de estos perros comen las migajas que dejan caer los hijos de la casa.

o   Tal vez podríamos traducir estas palabras: es cierto Señor que nosotros somos los perros, pero los cachorritos reciben las migajas, lo que les sobra a los hijos que son ustedes el pueblo de Israel.

o   En pocas palabras también a nosotros nos puedes ayudar, aunque ciertamente hayas sido enviado a buscar lo que estaba perdido de la casa de Israel, los hijos de la casa.

o   Jesús se sorprende de la fe de esta mujer pagana, y así se lo dice “grande es tu fe, mujer. Que se haga como tú deseas. De nuevo Jesús se maravilla de la fe de alguien pagano, como le pasó con el centurión romano.

o   Termina el evangelista diciendo “y la hija de la mujer se curó a partir de este momento”

v  ¿Qué ha pasado con Jesús?

o   Muchos comentaristas ven aquí un episodio en que Jesús es fiel a la misión que ha entendido que el Padre le ha dado, pero está abierto a lo que el Padre le quiera ir revelando.

o   Yo diría que esto es algo parecido a lo que pasó en las bodas de Caná, las palabras de María le ayudan a Jesús a descubrir la voluntad del Padre. Allí tampoco pensaba que tenía que hacer algo porque su hora no había llegado.

o   Pero Jesús, en ambos casos, está abierto y atento a su Padre. Jesús es humilde como leí en uno de los comentarios a esta lectura.

o   Creo que esto es una llamada fuerte a cada uno de nosotros y a toda la iglesia como comunidad de fe, el Señor nos habla a través de los acontecimientos muchas veces adversos y a través de todo ser humano, sea creyente o no lo sea, vaya por buenos caminos o no, esté con nosotros o contra nosotros.

o   Porque Jesús no ha venido a hacer su voluntad sino la del que lo envió, y así mismo nosotros tendríamos que repetirnos una y otra vez, hemos sido enviados para hacer la voluntad del Señor Jesús que es quien nos envía, y no hemos sido enviados para hacer nuestra propia voluntad.  

  SEGUNDA LECTURA  Rom 11,13-15.29-32
*      En la lectura del pasado domingo Pablo nos decía que sufría tanto por su pueblo, el pueblo de Israel, que incluso, si pudiese ser, quisiera ser separado de Cristo para que su pueblo pudiese encontrarlo.

*      Hoy habla a los gentiles y les dice cuan satisfecho y honrado está de ser su apóstol

*      Y dice también que se gloría en su ministerio y desea poner celosos a los miembros de su pueblo.

*      Porque si su rechazo del mensaje ha producido la reconciliación del mundo, cual será el efecto de su aceptación del mensaje.

*      Y continúa reflexionando en alta voz, los dones que Dios da son para siempre y sin arrepentimiento, pues Dios no se muda al vaivén de nuestra respuesta.

*      Esto es motivo de gran confianza para todos nosotros, el Señor que nos ha llamado, nos sigue llamando a la vida, a la fe, a la misión, a la amistad con Él, y nos espera siempre a que regresemos cuando nos alejamos. 
 

RINCON CLARETIANO   

 Cuando se hizo día claro, que ya no podían disimularnos la novedad, bajó el Capitán a avisarnos del peligro traspasado de dolor, sin poder contener las lágrimas. Yo que había estado en vela toda la noche, recelando el peligro mientras él dormía, y había visto lo que pasaba, traté de consolarlo y le dije que tuviese mucha confianza en Dios y María Santísima y no tuviera miedo, que habiéndonos avisado Dios del peligro, era señal cierta de que no nos quería perder; que por esto que él veía que no había remedio humano, lo habíamos de esperar todo del cielo; que no dudara que Dios y María Santísima nos sacarían en bien. Creo le fue de mucho consuelo esta esperanza, porque cuando estaba su corazón combatido de los temores de la muerte tan cercana, como se creían, bajaba algún rato a consolarse conmigo. Venerable María Antonia París, Fundadora de las Misioneras Claretianas, Autobiografía 149.

Concluidas estas primeras devociones, íbamos sobre cubierta a tomar te, y cada uno estudiaba lo que quería. A las ocho nos reuníamos otra vez en la cámara, en que rezábamos en comunidad las horas menores, y teníamos conferencias morales hasta la diez, que íbamos a tomar el almuerzo. Después descansábamos y estudiábamos hasta las tres, en que rezábamos vísperas, completas, maitines y laudes, teníamos otra conferencia hasta las cinco, en que íbamos a comer. A las ocho nos reuníamos otra vez, rezábamos el rosario y demás devociones, teníamos una conferencia de ascética y, finalmente, tomábamos una taza de te y nos íbamos al camarote todos.

Esta era la ocupación de todos los días de labor; mas en los días de fiesta la segunda misa se decía en la hora más a propósito a la tripulación que venía a oírla. Además, por la tarde, en los días de fiesta, había sermón, que predicaba un sacerdote por turno, empezando yo, después el S. Provisor, etc.  San Antonio María Claret, Fundador de las Misioneras Claretianas, Autobiografía 507-508.

BIBLIOGRAFÍA
CLARET, Antonio María Claret, Autobiografía.
PAGOLA, José A.   El camino abierto por Jesús. PPC 2012
PARIS, María Antonia, Autobiografía
STOCK, Klemens. La Liturgia de la Palabra. Ciclo A (Mateo)  2007
LA BIBLIA, traducción tomada de la página web del Vaticano. 

    

Monday, August 4, 2014

XIX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - CICLO A – AGOSTO 10, 2014


 
ü  Hoy el evangelio  es una llamada a confiar en Jesús que nos dice “ánimo, soy yo”.    

ü  En la primera lectura  el profeta Elías reconoce la presencia de Dios en la brisa suave.

ü  Y Pablo en su carta a los Romanos nos dice que sufre por su pueblo, y desea que todos conozcan a Jesús.

LIBRO LOS REYES
Ø  Los dos libros de los Reyes son la continuación de los dos libros de Samuel.

Ø  En la Biblia Hebrea los libros de los Reyes constituyen un solo libro llamado Melakim.

Ø  En la traducción griega (LXX) y en la traducción latina (Vulgata) se les llama tercero y cuarto de los Reyes ya que los dos libros de Samuel se llaman primero y segundo de Reyes.

Ø  Forman parte de la Historia Deuteronomista que va desde la entrada en la tierra prometida (Josué) hasta el destierro de Babilonia (587 a.C). Esta colección de libros era llamada por los judíos: profetas anteriores.

Ø  La lectura está tomada de la parte del primer libro de Reyes que constituye el ciclo de Elías 1Re 14-2Re1.

PRIMERA LECTURA  1Re 19,9ª,11-13a
Ø  Elías se encuentra en el monte de Dios el Horeb.

Ø  Debido a que en la Biblia se narran algunos episodios repetidos ocurriendo indistintamente en el Horeb o en el Sinaí algunos han llegado a pensar que es un solo monte con dos nombres. 

Ø  Para los que opinan es el mismo  Horeb seria el nombre usado por los Madianitas y Sinaí por Cananeo y Amorreos; el nombre de Horeb parece aludir a la sequedad de la región, mientras que Sinaí se debería a su cercanía al desierto de Sin.

Ø  Sin embargo hay evidencia también  para pensar que son dos lugares diferentes.

Ø  Elías ha hecho caer una sequía sobre todo el país, pero ya ha orado y el Señor les ha mandado la lluvia.

Ø  Ahora Elías se dirige al Horeb y allí espera a Yahveh

Ø  Dios le habla y le dice que va a pasar delante de Él.

Ø  Se dan diferentes manifestaciones atmosféricas y Elías no percibe la presencia de Dios, sino cuando percibe una brisa suave.

Ø  En la Escritura muchas veces las teofanías van representadas por rayos, relámpagos, muchas manifestaciones meteorológicas, pero   aquí Dios quiere enseñar a Elías  algo más acerca de si mismo, Dios está en la paz, Dios es Dios de paz, de ternura. 

SALMO RESPONSORIAL Sal 85, 9. 10. 11-12. 13-14
Voy a proclamar lo que dice el Señor:
el Señor promete la paz,
la paz para su pueblo y sus amigos,
y para los que se convierten de corazón. 

Su salvación está muy cerca de sus fieles,
y la Gloria habitará en nuestra tierra. 

El Amor y la Verdad se encontrarán,
la Justicia y la Paz se abrazarán;
la Verdad brotará de la tierra
y la Justicia mirará desde el cielo. 

El mismo Señor nos dará sus bienes
y nuestra tierra producirá sus frutos.
La Justicia irá delante de él,
y la Paz, sobre la huella de sus pasos.

Ø  La promesa de la paz para los que se convierten, y esto es ciertamente una realidad quien se acerca más al Señor descubre poco a poco esta paz llena de gozo y de energía que da la proximidad a Dios.

Ø  Parecería que el salmista quiere decirnos que amor y justicia son realidades semejantes y que la verdad y la paz lo son también.

EVANGELIO Mt 14,22-33
v  Jesús pide a sus discípulos que vayan a la otra orilla y allí le esperen. ¿Cómo pensaba él llegar a la otra orilla?

v  Despide a las personas que habían ido para ser curados y a los que alimentó, y ahora ya solo en entrega en la soledad del monte a orar con su Padre.  Esto es por lo que había venido, pero la compasión no le permitió desatender   a tantas personas necesitadas y enfermas que lo estaban esperando.

v  Mientras él está en oración en la soledad y silencio de la noche, los discípulos están en medio del mar y su barca está en peligro a causa del  viento fuerte.

v  Y esto sigue siendo realidad ahora, sus discípulos nos encontramos inmersos en el mar de nuestra vida, de nuestra sociedad, de nuestro mundo y las adversidades y peligros nos amenazan muchas veces.

v  Y Jesús va hacia ellos caminando sobre el mar.

v  Los discípulos, como nosotros, andan asustados cuando las cosas no son como siempre, asustados ante lo que desconocen, ante lo que no tienen ni una explicación ni una respuesta, en una palabra ante lo que va más allá de nuestra capacidad de entender.

v  Se creen que es un fantasma, esto mismo les volverá a suceder el día de la resurrección.

v  Y Jesús en ambas ocasiones los tranquiliza identificándose, soy yo, no teman.

v  Pedro, impetuoso como siempre, hombre práctico e inclinado a lo que es concreto y palpable, le pide de poder caminar sobre las aguas como él y así poder estar seguro de que es el Señor y no un fantasma.

v  Cuantas veces, nosotros hoy, discípulos del siglo XXI actuamos igual, Señor si esto es de ti, dame una señal.

v  Y Pedro se lanza al mar  guiado por su corazón impetuoso, ¡oh! maravilla puede caminar como si el agua fuese tierra firme;  pero vienen la duda, se da cuenta de que camina sobre agua y se olvida de que Jesús es quien le ha dicho “ven”… y empieza a hundirse.

v  ¡Hombre de poca fe!, sí eso mismo puede decir de nosotros, ¡mujeres, hombres de poca  o ninguna fe en mi!  Yo he vencido al mundo, ¿por qué temen? Soy yo,

v  Soy yo cuando estás envuelto en tinieblas y no sabes por donde seguir, cuando te sientes sólo, cuando crees que nadie te escucha, cuando estás enfermo, cuando estás cansado….. sí yo estoy contigo en todo esto aunque no me sientas, ni percibas mi presencia. Ten ánimo, soy yo.

v  Al llegar Jesús a la barca los vientos se calman, y aquellos hombres se sobrecogen, se asustan, y seguramente se avergüenza de haber temido y le gritan ¡Verdaderamente, tú eres el hijo de Dios!

  SEGUNDA LECTURA  Rom 9,1-5
*        Pablo confiesa sencillamente a la comunidad de Roma que está sufriendo grandemente por su pueblo, porque su pueblo no reconoce en Jesús al Mesías esperado.

*      Sufre tanto que hasta desea algo imposible, ser el mismo maldito o condenado con tal de que su pueblo pudiese aceptar al Señor.

*      Reflexiona en alta voz sobre quien es su pueblo, y enumera todo cuanto lo hace el pueblo de elección, el pueblo de la promesa, pero ellos no creen.

*      Hace pensar todo esto, nosotros bautizados somos el nuevo pueblo, pero necesitamos humildemente lanzarnos en los brazos de nuestro Dios, de nuestro Señor Jesús y no presumir de nuestras propias fuerzas, no abandonarnos a nuestra vanidad y soberbia. La fe es un don, don precioso que puede marchitarse como la flor, romperse como el cristal, perderse como se pierde lo que los ladrones roban.

*      El Señor siempre está con nosotros, “soy yo”, pero nosotros necesitamos estar de verdad con Él.

 
RINCON CLARETIANO


 Cuando ya estaba el buque tan lleno de agua que entraba por la abertura que dejo referida, y ya humanamente no podía sostener más, sino que era preciso hundirse, entonces va al despensero, en Santa Bárbara, a buscar azúcar movido por una fuerza interior; como él mismo confesó, porque ni tenía necesidad de aquel azúcar, ni en tal hora (eran las 4 de la mañana) nunca iban en tal lugar. Mas Dios Nuestro Señor que se tomó tan en cuenta esta navegación, quiso avisar el peligro cuando no había ya remedio humano, para que fuese más manifiesto el prodigio, y así que entró el despensero en Santa Bárbara, se encontró en una balsa de agua inmensa, pues había entrado tanta que ya llegaba a siete palmos en alto de un hombre. Venerable María Antonia París, Fundadora de las Misioneras Claretianas, Autobiografía 146.

Continuamos el viaje hasta Cuba con suma felicidad y admirable orden. La cámara estaba dividida en dos partes; del palo mayor a la popa estaba yo con todos mis agregados, y del mismo palo mayor a la proa estaban todas las Hermanas, enteramente incomunicadas con unas puertas persianas que había de por medio. Nosotros, todos los días por la mañana en hora fija nos levantábamos, nos lavábamos, etc., y teníamos media hora de oración mental en común. Las Hermanas en su departamento hacían lo mismo, concluía la oración mental, celebraba la Misa en la misma cámara, en un altar que habíamos armado. Yo celebré todos los días de la embarcación, y oían la Misa todos los de mi comitiva, y también todas las Hermanas desde su departamento, quienes al efecto abrían entonces las puertas que había en la línea divisoria. Las Hermanas y todos los sacerdotes comulgaban , menos uno, que se reservaba para celebrar la segunda Misa que había cada día en acción de gracias. Y el sacerdote que celebraba la segunda Misa andaba por turno, por manera que cada día en el buque se celebraron dos Misas, una yo y otra uno de los Sacerdotes, por turno. San Antonio María Claret, Fundador de las Misioneras Claretianas, Autobiografía 506.

BIBLIOGRAFÍA
CLARET, Antonio María Claret, Autobiografía.
PAGOLA, José A.   El camino abierto por Jesús. PPC 2012
PARIS, María Antonia, Autobiografía
STOCK, Klemens. La Liturgia de la Palabra. Ciclo A (Mateo)  2007
ENCICLOPEDIA DE LA BIBLIA, cuarto volumen. Editorial Éxito 1963.
LA BIBLIA, traducción tomada de la página web del Vaticano. 
SAGRADA BIBLIA. Versión oficial de la Conferencia Episcopal Española, Madrid 2012.