Monday, May 2, 2016


             ASCENSIÓN DEL SEÑOR - CICLO C – 2016  

  1.  La Ascensión del Señor se celebra el jueves después del sexto domingo de Pascua.
  2. Algunas naciones, por razones pastorales, tienen autorización de la Santa Sede para celebrar esta solemnidad de la Ascensión de Jesús en el Domingo Séptimo de Pascua.
  3. La razón pastoral es que en los países industrializados o en los que la fe católica no es la única o la propia del lugar, al seguir los trabajos su curso normal, la celebración del misterio de la Ascensión del Señor pasaba desapercibida.
     
    PRIMERA LECTURA  Hechos de los Apóstoles 1,1-11

  • La liturgia nos lleva de nuevo al inicio del libro de los Hechos.
  • Ya dijimos al empezar el año litúrgico C en que leemos el evangelio de Lucas, que Lucas escribió dos libros del Nuevo Testamento: Evangelio y Hechos.
  • Los Hechos, el segundo libro empieza repitiendo el final del Evangelio, y ambos libros empiezan con una introducción, por la cual sabemos que Lucas es el autor de ambos libros.
  • Después de la introducción dirigida a un tal Teófilo, Lucas narra la ascensión del Señor.
  • En nuestra reflexión no nos vamos a detener en si el Señor se elevó hacia arriba, si la nube lo cubrió, si unos ángeles hablaron a los apóstoles.
  • No creo que la intención de Lucas sea ésta, sino darnos un mensaje con unos símbolos muy hermosos, pero si nos quedamos en el símbolo no llegaremos al mensaje. Los relatos usando imágenes y símbolos dicen mucho en pocas palabras.
  • Vamos a intentar entrar en el significado de las imágenes que nos da para dejarnos cautivar por el mensaje:

  • Empieza diciéndonos que el Señor se presentó vivo ante los apóstoles, después de su muerte en la cruz, y durante 40 días se manifestó con pruebas para que pudiesen de verdad entender y creer que Él está vivo. Al mismo tiempo les habla y explica el significado del Reino de Dios.  
  • 40 días ya es uno de los símbolos: 40 días del diluvio, 40 años del pueblo por el desierto, 40 días Jesús en el desierto… 40 un número simbólico en la Biblia, un número que indica un largo tiempo.
  • Les recomienda o les dice de no alejarse de Jerusalén antes de que Él les envíe la promesa del Padre, el Espíritu Santo, del que les había hablado en repetidas ocasiones, pero sobre todo en la conversación de sobremesa después de la Última Cena.
  • Ellos y  todos nosotros seremos bautizados con el Espíritu Santo. Bautizar es sumergirse en, seremos sumergidos, totalmente envueltos en el Espíritu Santo, el Espíritu del Padre y de Jesús el Hijo.
  • Cuando ellos, hacen como nosotros, que en las conversaciones más sublimes, preguntamos a veces lo que nos preocupa y que no tiene que ver muchas veces con la autenticidad de la fe. Jesús no les responde claramente, pero les dice de alguna manera que se preocupen o que se vayan ilusionando del regalo tan hermoso que el Padre les va a dar, el Espíritu Santo
  • Con él, esos hombres medio asustados todavía, serán capaces de ser testigos hasta los confines de la tierra.
  • Fue elevado, nosotros siempre que pensamos o hablamos de Dios miramos hacia arriba, porque es algo en el corazón humano que entiende que Dios es superior a nosotros y esto lo consideramos que está arriba.
  • Jesús regresa al Padre y permanece con nosotros, así nos lo ha dicho él.
  • Su permanencia no es visible, de ese momento en adelante será sacramental y a través de sus seguidores o de todo ser humano que haga el bien.
  • La nube, la nube es símbolo de la presencia de Dios, que tiene dos funciones una ocultar, otra descubrir la presencia divina. En el éxodo

  • la nube era oscura de día, luminosa de noche.
  • Cuando se posaba sobre la tienda del encuentro, sabían que Dios estaba presente.
  • La nube es el símbolo, de la presencia de la gloria de Yahvé

  • Jesús regresa al Padre, Jesús en realidad es la gloria de Dios Padre, Jesús es el hijo del Padre hecho carne.
  • Ellos siguen mirando al cielo, también nosotros a veces ante las dificultades, o lo que nos hace sufrir, seguimos mirando hacia las alturas,  no deseamos irnos de la presencia del Señor en nuestros templos.
  • Pero los ángeles nos recuerdan que hay que ir a trabajar, hay que ir a anunciar el reino, hay que encontrar al Señor en los hombres y mujeres que caminan por la vida con nosotros, hay que encontrarlo aquí en nuestra tierra, que es también la suya, pues por el evangelio de Mateo sabemos que ‘YO ESTARÉ CON USTEDES HASTA EL FIN DEL MUNDO, EL FIN DE LA HISTORIA.
  • Jesús regresará no sabemos cuando, pero mientras es el tiempo del Espíritu, es nuestro tiempo, el tiempo de la Iglesia para que continúe la labor empezada por el Hijo de Dios hecho hombre en Jesús de Nazaret, nuestro Maestro.
     
    SALMO RESPONSORIAL Sal 47, 2-3,6-7,8-9
     
    Dios asciende entre aclamaciones,  el Señor asciende al sonido de trompetas.
     
    Aplaudan, todos los pueblos,
    aclamen a Dios con gritos de alegría;
    porque el Señor, el Altísimo, es temible,
    es el soberano de toda la tierra.
     
    Dios asciende entre aclamaciones,
    asciende al sonido de trompetas.
    Canten, canten a nuestro Dios,
    canten, canten a nuestro Rey:

 

Dios es el Rey de toda la tierra,

cántenle un hermoso himno.

Dios reina sobre las naciones,

Dios se sienta en su trono sagrado.

  • Este salmo no necesita mucha explicación, está muy claro que es un salmo de alabanza jubilosa a Dios, Rey de toda la tierra.
  • Como veíamos en otra ocasión, todo cuanto en el Antiguo Testamento se dice de Dios, la comunidad de Jesús se lo aplicó a Jesús después de la resurrección.
  • La iglesia usa este salmo en la solemnidad de la Ascensión, pues va muy bien porque “el Señor asciende al son de trompetas….”

SEGUNDA LECTURA Efesios 1,17-23

  1. La liturgia de este domingo nos ofrece dos opciones para la segunda lectura.
  2. Para nuestra reflexión vamos a usar la primera opción, tomada de la carta a los Efesios.
  3. Pablo desea para la comunidad de Éfeso que Dios Padre les de el Espíritu de sabiduría y revelación. Es decir que podamos saborear lo que Dios  va suscitando en nuestro corazón en los eventos de  nuestra vida, y descubramos en esto su palabra, su revelación, y que a través de todas estas situaciones aprendamos a conocerle, no intelectualmente sino desde lo más profundo de nuestro ser.
  4. Pablo también desea que los ojos del corazón de la comunidad de Éfeso sean iluminados para que puedan conocer la esperanza que va unida a la llamada que él nos hace
  5. Que podamos descubrir las riquezas de gloria en la herencia de los santos
  6. Que descubramos también su poder que sobrepasa todo poder
  7. Poder que resucitó a Jesús y lo hizo sentarse a su derecha. Sentarse a la derecha del rey, era para la persona más importante y querida del reino. Jesús, en este lenguaje figurado de Lucas, se sienta a la derecha del Padre, es decir es el preferido del Padre “Este es mi hijo amado, mi predilecto….” Oímos al Padre decir de Jesús en el bautismo y en la transfiguración.
  8. Jesús en esta glorificación que celebramos hoy, ha recibido todo poder y un nombre que está sobre todo nombre, y todo ha sido puesto a sus pies, otro de los símbolos, estar a los pies o debajo de los pies de alguien es reconocer a este alguien su autoridad sobre nosotros.
  9. Jesús ha sido hecho cabeza de la iglesia, que es su cuerpo. Él es nuestra cabeza, todos nosotros formamos su cuerpo y estamos llamados a seguir anunciando que Él vive, que está presente entre nosotros, y esto hasta que vuelva.   
     
    EVANGELIO Lucas 24,46-53
    Así como en la primera lectura hemos leído el inicio del libro de los Hechos, ahora leemos el final del evangelio de Lucas.  

  • Al leer este evangelio nos damos cuenta de lo que dijimos al explicar la primera lectura tomada de Hechos.
  • Lucas que es autor de ambos libros nos dirá aquí que “después” no sabemos cuanto, de la tarde la resurrección, fue su ascensión.  En los Hechos nos dice que habían pasado 40 días después de su muerte. Ciertamente al evangelista no le preocupa la exactitud histórica en cuanto a tiempo, sino en cuanto a la verdad que Dios nos comunica, es decir en cuanto a la teología de la historia, de la que hablamos al explicar la segunda lectura de la sexta semana de Pascua.
  • La lectura de hoy empieza en el v. 46 en que Jesús les enseña como buen Maestro

  1. Estaba escrito que el Mesías tenía que padecer y resucitar y esto es lo que ha sucedido con él que es el Mesías, el enviado.
  2. Que en su nombre se predicaría el perdón de los pecados a todas las naciones.
  3. Sigue diciendo que ellos son testigos de esto, y que él les enviará la promesa del Padre, por eso se tienen que quedar en la ciudad de Jerusalén, pues todo lo relacionado con la salvación empieza en Jerusalén.
  4. En estos dos versos Lucas da una síntesis de la misión de Jesús y de la historia de la Iglesia.
  5. Lucas aquí nos describe también con imágenes muy hermosas y dicientes el misterio de la ascensión. Tengamos en cuenta que digo misterio, que quiere decir una verdad de fe que va mas allá de nuestra capacidad de entender, y que se nos explica por medio de comparaciones, símbolos, imágenes
  6. Jesús, aquí en este relato los bendice, dice bien sobre ellos.
  7. Ellos se postran, quiere decir que lo reconocen como Dios
  8. La consecuencia de todo esto es que regresan llenos de gozo, y pasan el tiempo bendiciendo a Dios.
  9. La presencia de Jesús en nuestra vida, la del Padre y la del Espíritu son siempre fuente de alegría profunda y desbordante y por eso contagiosa.
     
    RINCON CLARETIANO               
     

Unos días antes de hacer mi profesión religiosa me dijo Nuestro Señor cómo quería comunicar una gracia a mi Prelado pero que no lo haría hasta después de haberme profesado. Y María Santísima me dijo que ella cuidaría de hacerle entender cómo el cargo de la Iglesia gravitaba sobre él.

Así se cumplió a pocos días de haber profesado, que se le fue dicho cómo había de ser el Ángel del Apocalipsis. Esto me lo dijo él mismo (lleno de admiración y pasmo) el día que vino a despedirse para ir a la Visita; creo que era el día 1 de noviembre de 1855 y yo hice mi profesión a los 27 de agosto del mismo año 1855. Venerable María Antonia París, Fundadora de las Misioneras Claretianas, Autobiografía 79-80.

 

La virtud más necesaria es el amor. Sí, lo digo y lo diré mil veces: la virtud que más necesita un misionero apostólico es el amor. Debe amar a Dios, a Jesucristo, a María Santísima y a los prójimos. Si no tiene este amor, todas su bellas dotes serán inútiles; pero, si tiene grande amor con las dotes naturales, lo tiene todo. 

Hace el amor en el que predica la divina palabra como el fuego en un fusil. Si un hombre tirara una bala con los dedos, bien poca mella haría; pero, si esta misma bala la tira rempujada con el fuego de la pólvora, mata. Así es la divina palabra. Si se dice naturalmente, bien poco hace, pero, si se dice por un Sacerdote lleno de fuego de caridad, de amor de Dios y del prójimo, herirá vicios, matará pecados, convertirá a los pecadores, obrará prodigios. Lo vemos esto en San Pedro, que sale del Cenáculo ardiendo en fuego de amor, que había recibido del Espíritu Santo, y el resultado fue que en dos sermones convierte a ocho mil personas, tres en el primero y cinco en el segundo. San Antonio María Claret, Fundador de las Misioneras Claretianas, Autobiografía 438-439

 

SEXTO DOMINGO DE PASCUA DE RESURRECCIÓN-CICLO C – 2016

  1. Las lecturas de este sexto domingo nos van preparando ya para el regreso de Jesús al Padre, es decir la nueva forma de estar entre nosotros, que no será visible, sino sacramental, siendo la Iglesia el sacramento de Cristo que se nos da a lo largo de la vida a través de los sacramentos de la Iglesia.
  2. Como nos dice el Concilio Vaticano II, Cristo es el sacramento del Padre y la Iglesia es el sacramento de Cristo.  
  3. De la ascensión en adelante, nosotros los seguidores de Jesús seremos su visibilidad para nuestros hermanos y hermanas que caminan con nosotros por las rutas de la historia.
     
    PRIMERA LECTURA  Hechos de los Apóstoles 15,1-2,22-29

  • La Iglesia, las primeras comunidades, enfrentan su primer gran problema de cuya solución depende el que la Iglesia sea fiel al proyecto de Jesús.  
  • Algunos hermanos venidos de Jerusalén donde la comunidad de los seguidores de Jesús todavía están atados a las prácticas judías, no han entendido todavía que Jesús nos trajo algo nuevo, lo que la semana pasada llamábamos cielos nuevos y tierra nueva, o en palabras de Pablo “la nueva creación.”
  • Estos hermanos inquietan a los de Antioquía diciéndoles que no basta el bautismo que hay que circuncidarse. Esto es lo que Dios pidió a Abraham en la alianza hecha con él y con sus descendientes.
  • Pero Jesús ha venido para revelarnos plenamente el alcance de esta alianza, llamada ahora nueva alianza, en que todos los pueblos pueden entrar a formar parte de la comunidad de Jesús, dejando que él los transforme con su vida a través de la fe en Él.    
  • Los de Antioquía recurren a los Apóstoles, los testigos de la resurrección de Jesús, los guías y pilares  de la naciente Iglesia.
  • Éstos se reúnen e invocan al Espíritu Santo para que les ilumine de la verdad, de lo que el Señor quiere de ellos. Y entienden que no hay que circuncidarse, que se entra en la comunidad de los creyentes por la puerta de la fe a través del bautismo.  Sólo conservan algunas condiciones (abstenerse de carne sacrificada a los ídolos, sangre,  carne de animales estrangulados y de uniones matrimoniales ilícitas). Todo lo referente a las comidas se hace extraño para nosotros, pero Pablo explicará que nada está prohibido en cuanto a comidas  al seguidor de Jesús, a menos que pueda ser causa de escándalo para algún hermano o  hermana más débil en la fe, entonces como dice Pablo, me abstendré no porque esté mal, sino por amor a mi hermano o hermana. Lo de las uniones ilícitas sigue estando en pie pues es consecuencia de la voluntad de Dios expresada en el  sexto mandamiento,  y de la dignidad de las personas.
     
    SALMO RESPONSORIAL Sal 67

  • El salmo 67 tiene tres estrofas separadas por un estribillo que se encuentra en los versos 4 y 6
  •  Todo don procede de la bondad divina y es motivo de júbilo agradecido
  • Esta bendición expresada en el salmo nos lleva a la carta a los Efesios 1,3.
     
    OH DIOS, QUE TE ALABEN LOS PUEBLOS, QUE TODOS LOS PUEBLOS TE ALABEN.  
    Que Dios tenga piedad y nos bendiga,
    haga brillar su rostro sobre nosotros,
    para que en la tierra se reconozca su dominio,
    y su victoria entre las naciones.
     
    Que canten de alegría las naciones,
    porque gobiernas a los pueblos con justicia
    y guías a las naciones de la tierra.
     
    ¡Que los pueblos te den gracias, oh Dios,
    que todos los pueblos te den gracias!
    Que Dios nos bendiga,
    y lo teman todos los confines de la tierra.
     
     SEGUNDA LECTURA Ap 21,10-14; 22-23

  • En lugar de detenernos hoy en el texto de la lectura, que de algún modo ya ha sido explicado en domingos anteriores, hoy nos dedicaremos a considerar 4 claves de lectura que nos ayuden a saborear este hermoso y esperanzador libro.
  • Sabemos que para entender un mensaje necesitamos tener la clave, es decir, lo que llevó al autor a escribir, lo que tenía en su mente, lo que quiso transmitir.
  • El autor aquí es doble: hay un autor humano que escribe en un determinado tiempo, con una determinada psicología, un momento concreto de la historia, una lengua tal vez distinta a la nuestra, una sociedad ciertamente distinta a la nuestra, y una comunidad de fe. Necesitaremos que alguien nos explique todo esto para poder saborear el mensaje.
  • Pero hay un autor diríamos principal, el verdadero autor, el Espíritu Santo, y sólo podremos entender el mensaje, además de la ayuda de lo que acabo de poner en el apartado anterior, en la oración. En la oración nos ponemos a la escucha de lo que el Espíritu quiere decir a la Iglesia, y qué palabra de Jesús quiere recordarle.(Jn 14,26)
  • Veamos pues estas claves de lectura, que son cuatro:

  1. Clave histórica. Estamos ante una “teología de la historia”. En realidad toda la Biblia se entiende como lectura de la historia a los ojos de Dios. La literatura apocalíptica abre a la esperanza: la historia tiene sentido, las fuerzas del mal no tienen la última palabra, el triunfo pertenece a Cristo, el cordero degollado y ahora vivo.
  2. Clave simbólica.  En la literatura apocalíptica se usa el símbolo: colores, números, animales, plantas, fenómenos naturales para expresar una experiencia más profunda que va más allá de los límites de lo visible, lo controlable.
    Dicen que no basta con conocer intelectualmente el sentido de los símbolos, hay que dejarse envolver por su atmósfera, dejarse impresionar por su fuerza, permitir al símbolo expresar su riqueza.
  3. Clave crítica.  Este libro desconcertante y apasionante ha sido escrito para tiempos críticos, de crisis total. No anuncia el final del mundo, sino en momentos de la historia en que parece no hay salida. Es el libro de los justos que confían a Dios su causa, el libro de todos los tiempos.
  4. Clave cristológica. El término griego apocalipsis significa precisamente revelación. Jesús resucitado es el cordero degollado, pero que está vivo, que está junto al trono de Dios y nos revela la voluntad de Dios y el significado de la historia  al abrir el libro de los siete sellos.. Este maravilloso libro nos presenta a Jesús, Cristo resucitado y que vive para siempre, vencedor de la muerte y del pecado, contra él las fuerzas del mal no pueden nada. El es el Alfa y la Omega, principio y fin de la historia.
     
    EVANGELIO Jn 14,23-29
    De nuevo la liturgia de este domingo nos lleva a la conversación de Jesús con los suyos después de la cena pascual antes de su muerte. Ya la semana pasada estuvimos allá y escuchamos su mandamiento nuevo.
    Hoy escucharemos de nuevo lo que nos quiere decir acerca de este su mandamiento.
     

  • Quien me ama guardará mi palabra. Esto no es difícil de traducir a nuestra vida, nosotros guardamos en el corazón las palabras dichas por nuestros seres queridos.
  • A los que guardan la palabra de Jesús, el Padre los amará
  • Y, ahora viene algo verdaderamente sorprendente, que va más allá de todas nuestras expectativas: Vendremos y haremos nuestra morada con él/ella. ¿Quiénes son este plural de nosotros? Por la lectura nos damos cuenta que es el Padre y Él, Jesús. En las palabras que Jesús sigue diciendo a sus discípulos en este nosotros entra también el Abogado: el Espíritu Santo.
  • La palabra de Jesús no es suya es del Padre que lo ha enviado a decirnos esta palabra. No habla en plural, porque no hay más que una palabra, el Verbo creador y encarnado en Jesús de Nazaret, enviado del Padre para decirnos esta palabra que es él mismo.
  • Jesús nos ha dicho lo que había venido para decirnos, ahora será el Abogado, el Espíritu quien continuará enseñándonos recordándonos todo cuanto Jesús nos ha dicho. Y nos lo recordará a lo largo de la historia, como vemos entre símbolos en el libro de la Revelación, y en manera concreta en el libro de los Hechos, recordemos la lectura de hoy.
  • Jesús nos deja su paz, nos invita a no tener miedo, incluso alegrarnos de que él se va, porque esto es lo que nos conviene a nosotros. Y además tenemos que alegrarnos porque él regresa al Padre.
     
    RINCON CLARETIANO               
     

Estaba yo en esta ocasión con unas apreturas que me ahogaban el alma, y sin saber cómo salir de ello; porque el Arzobispo [Claret] quería hacer la fundación asignando dotes, y el Señor ya me había dicho que de ninguna manera viniera en ello si no me lo mandaba por Santa Obediencia, y que le dijera a mi Prelado, que suficiente renta había con los 11.000 pesos que costaba la casa, y a más el dote que yo tenía, que junto con algún otro no bajaba de unos 15.000 pesos, y que todo se ocupara en la fábrica del convento, y que bajo esta condición y no otra bien podía admitir la fundación y profesar; y que ésta era la Voluntad divina, y que bien bastaba esto para cumplir las sagradas letras. En esto venía bien el Arzobispo, pero el Provisor decía que de ninguna manera podía hacerse, y el Arzobispo en diciendo el Provisor ya desistía. Todo era registrar libros y formar planes, y mandarme a decir si me gustaba; y a mí nada me gustaba sino lo que me había dicho Dios, y siempre contestaba lo mismo que ya había dicho al Arzobispo que no me consultaren que, ¿qué entendía yo de aquellos negocios? (Y cierto que según ellos ideaban para mí todo era confusión). Que hicieren como mejor les pareciere, que yo en todo lo que el Prelado mandara me avendría con gusto: pero que yo estaba bien segura de lo que Dios Nuestro Señor me había dicho y que no permitiría su Majestad cosa contra su Voluntad; y así se hizo con la gracia de Dios y el celo y actividad de este Siervo de Dios que no se cansaba de hablar con unos y persuadir a otros.

  Venerable María Antonia París, Fundadora de las Misioneras Claretianas, Autobiografía 77.

 

¡Oh Jesús de mi vida! Conozco, sé y me consta que las penas, dolores y trabajos son la divisa del apostolado. Con vuestra gracia las abrazo, las visto, y digo que, ayudándome Vos, Señor y Padre mío, estoy pronto a beber ese cáliz de penas interiores y estoy resuelto a recibir ese bautismo de penas exteriores, y digo: lejos de mi en gloriarme en otra cosa que en la Cruz, en que Vos estáis clavado por mí, y yo también lo quiero estar por Vos. Así sea. San Antonio María Claret, Fundador de las Misioneras Claretianas, Autobiografía 427.