Sunday, August 12, 2018


DOMINGO XX DEL TIEMPO ORDINARIO – CICLO B – 2018



v  La Sabiduría envía a sus criadas a invitar a su banquete, el banquete de la sensatez, de la vida coherente.  Jesús nos invita a comer su carne, los oyentes en gran número se ofenden, ¿cómo puede ser esto? ¿cómo dice que viene cielo, si es de nuestro pueblo y lo conocemos bien…?
v  Pablo  invita a su comunidad de Éfeso a una vida sensata, guiada por la sabiduría del buen vivir.
v  En el salmo repetimos  HAZ LA PRUEBA Y VERÁS ¡QUÉ BUENO ES EL SEÑOR!.

LIBRO DE LOS PROVERBIOS
«  La primera lectura de este domingo está tomada del libro de los Proverbios.
«  Este libro nos sorprende al leerlo pues es como un mosaico de estilos literarios: prosa, poesía, dichos, pensamientos.
«  En la mayor parte de este  libro parece estar ausente el espíritu teológico que encontramos en los demás libros del A.T.
«  Forma parte con los libros de: Job, Eclesiastés, Eclesiástico, Sabiduría de la literatura llamada sapiencial. Sapientia  significa sabiduría en latín, por lo tanto son libros principalmente de reflexión humana sobre la vida. Diríamos así como un pensamiento filosófico que intenta dar respuesta a los interrogantes que todo ser humano tiene: vida, muerte, dolor, amor, odio etc…
«  Sin embargo  Proverbios es el más secular de estos libros. Podría decirse que es como un manual de comportamientos para poder vivir en la comunidad humana, en sociedad.
«  Esta literatura se cultiva en Israel sobre todo después del retorno del exilio de Babilonia, tiene mucho parecido a la literatura sapiencial de los pueblos que le rodean.    
«  Por la fragmentación que tiene el libro deducimos que tuvo varios autores y en diferentes épocas. Se cree que tal vez hacia el 200 a.C. el libro ya estaba formado y estaba incluido en el grupo de Escritos.
«  El atribuirle como autor a Salomón.   Era común en el mundo antiguo, atribuir a alguna persona destacada en la materia el ser autor de otros libros del mismo estilo, aunque no fuese esto realidad. En Israel se atribuía:
o   A Salomón, rey sabio, los libros sapienciales
o   A David los poéticos como los Salmos
o   A Moisés la legislación, las leyes.
«  Pero Salomón no es el autor de Proverbios, son varios los autores y no los conocemos.

Veamos ahora la lectura de este domingo

Primera Lectura: Proverbios 9,1-6
Presento aquí una comprensión de este texto algo libre, con el fin de que nos pueda ayudar en nuestra vida de oración. El significado más oficial del contenido del  libro de Proverbios lo he puesto más arriba. Dejémonos ahora seducir por las imágenes que el texto nos presenta.

Ø  Este fragmento tiene unas imágenes muy bellas
Ø  La Sabiduría se presenta como alguien femenino,
o   que construye su casa sobre siete columnas, el número siete nos habla de plenitud y podemos pensar, mirando ya al Nuevo Testamento, en el Espíritu Santo, que en el libro de la Revelación se nos presentará como los siete espíritus de Dios, es decir la plenitud del Espíritu.
o   Que prepara una mesa con manjares y vino, imágenes que nos hacen pensar en el gusto de la comida y la bebida.  El don de Sabiduría que nos da el Espíritu Santo, no es sabiduría conocimiento, sino que sabiduría significa saborear las realidades que tienen que ver con Dios, saborear la presencia de Dios en nuestra vida.
o   Parecería que envía a sus doncellas, sus sirvientas a llamar, pero lo que dice  a continuación es que ella es quien llama. ¿Será que quien llama de verdad es la Sabiduría, pero lo hace por medio de sus sirvientas? Lo mismo que quien nos llama es Dios pero lo hace a través de sus enviados y enviadas.
o   En esta imagen de la mesa y de la invitación podemos descubrir la sobreabundancia de la Sabiduría que se da sin límites a quienes la aceptan.
o   Llama a los simples, los sencillos, los que carecen de entendimiento, los que están disponibles para aceptar ya que no tienen nada, y los invita a comer y beber de su mesa, es decir embriagarse de la Sabiduría.
o   Así podrán rechazar el mal, la estupidez, que esto es el mal y el pecado, una estupidez, un sinsentido
o   Y avanzar por el camino del conocimiento, de la comprensión.
o   Los  que aceptan la llamada de la Sabiduría podrán decir con el salmista:

             Salmo  33, 2-3. 10-11. 12-13. 14-15



Haz la prueba y verás qué bueno es el Señor.
Bendeciré al Señor a todas horas,
no cesará mi boca de alabarlo.
Yo me siento orgulloso del Señor,
que se alegre su pueblo al escucharlo.
 Haz la prueba y verás qué bueno es el Señor.
Que amen al Señor todos sus fieles,
pues nada faltará a los que lo aman.
El rico empobrece y pasa hambre;
a quien busca al Señor, nada le falta.
Haz la prueba y verás qué bueno es el Señor.
Escúchame, hijo mío:
voy a enseñarte cómo amar al Señor.
¿Quieres vivir y disfrutar la vida?
Guarda del mal tu lengua
Y aleja de tus labios el engaño.;
Apártate del mal y haz el bien;
busca la paz y ve tras ella.
Haz la prueba y verás qué bueno es el Señor.



v  Los salmos pertenecen al género literario de la poesís. Son himnos para ser cantados preferentemente con acompañamiento de algún instrumento musical.
v  La palabra salmo  viene de la palabra griega  psalmos  que significa canto, en Hebreo se llaman mizmor, palabra implica que el salmo va acompañado de arpa o cítara.
v  El autor de un salmo usa un lenguaje lleno de imágenes poéticas para expresar las ansiedad, deseos, sentimientos del corazón humano.
v  No se supone que los salmos se lean de prisa, más bien hay que meditarlos, rumiarlos, guardarlos en el corazón hasta que echen raíces en nosotros y podamos hacerlos personales y orar desde ellos en nuestra conversación con Dios.



EVANGELIO  Juan 6,51-58

*      Seguimos con el discurso del Pan de Vida.
*      Juan en su evangelio no tiene la intención de informarnos sobre eventos de la vida de Jesús, más bien usa algunos de los eventos para hacer una reflexión teológica de los mismos en relación con nuestra fe en el Hijo del hombre, el Hijo de Dios, Jesús, el Cristo.
*      Aquí el hecho es que Jesús les ha dado de comer pan en abundancia usando lo poco- 5 panes y 2 peces- del jovencito que los ofrece a Jesús.
*      Esto le da pie a Juan para hablarnos del verdadero pan bajado del cielo, que es Jesús.
*      En el episodio que leeremos hoy:
o   Jesús se proclama pan bajado del cielo, quien lo come vivirá para siempre
o   Los judíos discuten y se enojan, por que Jesús se presenta como trascendente (bajado del cielo) pero ellos conocen su familia.
o   Pero Jesús no se echa atrás repite: si no comen la carne del Hijo del hombre y no beben su sangre no tendrán vida. El verbo usado para comer significa masticar.
o   Al comer su cuerpo y beber su sangre, en la Eucaristía se establece entre el discípulo y Jesús la misma unión que existe entre el Padre y Jesús.
o   El discípulo es hijo por estar unido al Hijo del Padre hecho carne para la salvación del mundo. Como el Hijo entra en una relación de intimidad profunda con el Padre.
o   Esta unión que se establece a través del pan y del vino – el cuerpo y la sangre de Jesús-  no es para permanecer estática, es para enviar al discípulo a compartir esta vida íntima con otros.



SEGUNDA LECTURA: Efesios 5,15-20



§  En la liturgia de los domingos del tiempo ordinario la primera lectura y el evangelio tienen el mismo tema, normalmente la segunda lectura sigue su curso, es la lectura continuada de las cartas.
§  Sin embargo en este domingo XX del tiempo ordinario la lectura de Efesios tiene también  el tema de la sabiduría como vida para quien la acoge, para quien acoge a Jesús.
§  Pablo invita a la comunidad de Éfeso a vivir sabiamente, aprovechando el tiempo presente
§  Buscando conocer cuál es la voluntad de Dios
§  No comer y beber en exceso, en la lectura de Proverbios la abundancia de manjares y bebidas era signo de la sobreabundancia de la Sabiduría que se da.  Aquí no se trata de esta comida ni de esta bebida, más bien de una vida desenfrenada, necia.
§  En lugar de tener estos excesos, el autor invita a la comunidad a la oración, a la alabanza, a la acción de gracias por todo, en nombre de nuestro Señor Jesucristo.
§  ¡Qué hermoso programa de vida para nosotros los que cada día queremos empezar de nuevo en el seguimiento de nuestro Dios y Señor!

 RINCON CLARETIANO 


(Fragmentos de documentos del fundador y de la fundadora de las RR. María Inmaculada Misioneras Claretianas)


muchos padres de familia de los más bien conceptuados en la población por su posición social y acendrada religiosidad vivos deseos de que cuantos antes solicitemos la autorización debida para el establecimiento canónico y legal del Santo Instituto de la Enseñanza que deseamos profesar. Una de nosotras, Excmo. e Ilmo. Sr., ha recibido ya, sin duda, la corona que venía a buscar, disponiéndolo Dios así por sus juicios inescrutables que acatamos; ésta y las otras pruebas  con que el Señor nos ha visitado y probado nuestra vocación lejos de entibiarse en ella nos alienta porque en las contrariedades sabemos muy bien que se manifiestan mejor las obras de Dios. En la Península existen no pocas compañeras que desean asociarse a nuestra santa empresa y que sólo esperan ser llamadas para acudir a nuestro auxilio y repartir con nosotras nuestros trabajos y nuestras glorias- Dígnese V. E. I. Acoger benévolo nuestra súplica que reverentes formulamos. (Fragmento de la solicitud de fundación del Instituto dirigida a San Antonio Ma. Claret  por Ma. Antonia París, Hermana Ma. Josefa Caixal, Hermana Ma. Rosa Gual, Hermana Ma. Encarnación Gual).


Beatísimo Padre:

Antonio María Claret, Arzobispo de Cuba, postrado a los pies de Vuestra Santidad, reverentemente expone: Que ciertas doncellas que se habían entregado al servicio de Dios en el estado religioso y empezado el noviciado en un monasterio dedicado a la enseñanza en la ciudad de Tarragona, en Cataluña, no pudieron emitir los votos solemnes religiosos a causa de las circunstancias políticas vigentes entonces en el Gobierno Español. Entre ellas estaban dos Hermanas, a saber: Antonia y Florentina, que contaban ya en el noviciado de dicho monasterio el espacio de diez años, practicando las virtudes religiosas. Por la Providencia de Dios y aprobación de Vuestra Santidad, en virtud de la presentación del Real Patronato, fui promovido y consagrado, aunque indigno, a este Arzobispado. Así que dichas novicias tuvieron noticia de ello, impulsadas del deseo de mayor perfección, no vacilaron en dejar su patria, y darse a mayor perfección que en su monasterio. Ardiendo en amor hacia sus hermanos, deseaban encargarse de la educación de las niñas de este nuevo mundo, que carecían de tan admirable Instituto.  (S. Antonio Ma. Claret,  fragmento de la solicitud de fundación dirigida al Santo Padre)
  
BIBLIOGRAFIA

BIBLIA, versión de la Conferencia Episcopal Española, 2010 

BIBLE, oficial translation United States Conference of Catholic Bishops. (website)

CAVINS, Jeff, CHRISTMYER, Sarah & GRAY, Dr. Tim. Psalms. The School of Prayer, 2009.

CLARET, Antonio María. Epistolario.

PARIS, María Antonia. Epistolario.


Monday, August 6, 2018


XIX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO – CICLO B – 2018

Ø  Seguimos con el tema del Pan de Vida que Juan trata en el capítulo 6 de su evangelio

Ø  En los dos domingos anteriores hemos visto: primero Jesús alimenta la muchedumbre, luego al siguiente domingo hemos visto a un pueblo que ha experimentado una acción sorprendente de Dios por medio de Jesús, pero que no ve y pide ¿qué signo haces?

Ø  Veamos ahora el mensaje de este domingo.

PRIMERA LECTURA 1 Reyes 19, 4-8

Ø  Elías ha caminado un día por el desierto y  se siente cansado y desalentado.

Ø  También nosotros cuando estamos en algún desierto en nuestra vida, desierto interior, desierto de soledad, desierto de desaliento, también nos sentimos cansados, desalentados y creemos que ya no queda nada que hacer, sólo morir.

Ø  Y como el profeta le pedimos a Dios que nos conceda morir, para no sufrir más

Ø  Pero Él, en cambio, nos da nuevas fuerzas para que prosigamos nuestro camino en el que seguramente tendremos la oportunidad de ayudar a otro hermano o hermana que están sufriendo y esperando una mano amiga o un hombro en que llorar.

Ø  A Elías Dios le envía un ángel, a nosotros nos envía para que seamos ángeles para quien lo necesite.

Ø  Y la segunda vez que Elías come el alimento que Dios le da, puede caminar hasta llegar a donde Dios lo conduce, cuarenta días número simbólico que aparece muchas veces en la Biblia,  número de plenitud.

SALMO RESPONSORIAL: Salmo 33, 2-3. 4-5. 6-7. 8-9

R. (9a) Haz la prueba y verás qué bueno es el Señor.
Bendeciré al Señor a todas horas,
no cesará mi boca de alabarlo.
Yo me siento orgulloso del Señor,
que se alegre su pueblo al escucharlo.
R. Haz la prueba y verás qué bueno es el Señor.
Proclamemos la grandeza del Señor
y alabemos todos juntos su poder.
Cuando acudí al Señor, me hizo caso
y me libró de todas mis temores.
R. Haz la prueba y verás qué bueno es el Señor.
Confía en el Señor y saltarás de gusto;
jamás te sentirás decepcionado,
porque el Señor escucha el clamor de los pobres
y los libra de todas sus angustias.
R. Haz la prueba y verás qué bueno es el Señor.
Junto a aquellos que temen al Señor
el ángel del Señor acampa y los protege.
Haz la prueba y verás qué bueno es el Señor.
Dichoso el hombre que se refugia en él.
R. Haz la prueba y verás qué bueno es el Señor 

Ø  El resto de la Escritura proclama las obras de Dios, su Ley y su plan de salvación.

Ø  En los  salmos la Palabra de Dios se hace a la vez palabra de la humanidad, que se eleva en respuesta a su Palabra.

 EVANGELIO – Juan 6, 41-51
El evangelio de este domingo tiene tres párrafos.

Primer párrafo

Ø  El domingo pasado los judíos, los que habían comido de los panes murmuraban porque tenían hambre

Ø  Hoy murmuran porque Jesús les había dicho “Yo soy el Pan vivo bajado del cielo”.

Ø  ¿Qué dice? Si nosotros bien conocemos quienes son su padre y su madre, conocemos de qué pueblo viene y de qué familia. ¿De verdad saben?

Ø  ¿No nos pasa a nosotros también que juzgamos o clasificamos a las personas de acuerdo a lo que creemos conocer de ellas?

Ø  Ellos saben bien que este hombre es carpintero e hijo de un carpintero y de una mujer de Nazaret. No saben más ni creen que necesitan saber más. ¡Cuántas veces hacemos esto! Y como ellos dejamos de beneficiarnos con el verdadero conocimiento de la persona. Las personas son un tesoro, son la imagen de nuestro Padre Dios, si supiéramos entrar con respeto en el santuario de cada ser humano, qué felices seríamos y cómo nos entusiasmaría la obra que Dios hace en cada ser, por imposible que nos parezca en algunas personas.

Segundo párrafo

Ø  Jesús responde a su pregunta de cómo puede haber bajado del cielo uno del cual ellos conocen su familia.

Ø  Su respuesta empieza diciendo “no murmuren” esta expresión no parece, a primera vista, responder a su pregunta

Ø  Y ahora les explica que nadie puede ir a él, Jesús, si no es atraído por el Padre, y   Jesús lo resucitará, le dará una vida nueva que no perece nunca. ¿Qué quiere decir en el último día? ¿Cuál último día? La respuesta no se nos da ahora, necesitamos fiarnos de Jesús, del Padre. Este último día sea cual sea, será un día lleno de la luz del resucitado, lleno de la luz de la eternidad, llena de la luz que llena de gozo.

Ø  Jesús les repite las palabras del profeta que dice que todos serán discípulos del Padre, quiere decir, todos los que escuchan. Necesitamos escuchar para que podamos ser atraídos por el Padre.

Ø  Y  continua diciendo Jesús que quien escucha y aprende del Padre se acerca a Jesús. Nosotros pensamos que es Jesús que nos atrae al Padre, y será ciertamente cierto, pero hay una realidad de una profundidad misteriosa en que el Padre que vive en nosotros es quien nos hace descubrir la belleza y el atractivo de Jesús.

Ø  Jesús a su vez es el único que conoce de verdad al Padre, su belleza y atractivo.

Tercer párrafo

Ø  Y Jesús vuelve a hablarnos de él como vida, como pan de vida.

Ø  Quien dio a Israel pan en el desierto fue el Padre, y sin embargo murieron, era pan para alimentar su cuerpo

Ø  Pero Jesús es el pan que alimenta nuestro ser espiritual, el que nos prepara para la vida eterna, para no morir nunca, solo cambiar de forma de vida.

Ø  El pan que Jesús nos da, el pan de vida es él mismo que se nos da en forma sacramental como pan y como vino = como alimento y como gozo

Ø  Jesús ha pensado en darnos este pan para que nosotros a nuestra vez lo demos a otros dándonos a nosotros mismos, siendo eucaristía.

Ø  ¡Qué tarea tan hermosa tenemos por delante, capaz de entusiasmar a cualquiera!

Ø  Vivamos esto y proclamemos esto a cuantos nos vean, muchas veces esta proclamación la haremos con nuestra vida,  vivida con gozo y entrega.

RINCON CLARETIANO

A la S. Hermana Antonia París

9 febrero de 1853 Muy apreciada Hermana en J. C.: ahora acabo de recibir su muy apreciada del 4 del actual y al otro día recibí otra y quedo enterado de cuanto en ellas me dice; y me parece bien de cuanto me dice tanto respecto de las Reglas como de la subsistencia o de qué se ha de vivir o alimentar. Yo ya lo digo de palabra al P. Barjau2 que ha venido para que lo explique al S. Vicario Gl.3 y confiar en Dios y en María Sma. que todo andará bien. Esps. a todas las Hermanas y V. con ellas mandar del Arzobispo Claret. (San Antonio Ma. Claret a la Venerable María Antonia Paris)

Muy venerable Sr. y mi carísimo Padre en Jesucristo: No será difícil a V.E.I. penetrar la satisfacción que siente mi corazón al ver cuán grande ha sido la bondad de Dios nuestro Señor en conservarnos la preciosa vida de V.E.I., a pesar de haber intentado tan bárbaramente el demonio quitársela, pues sin duda fue todo el infierno quien instigó a aquel infeliz para que cometiera tan horrendo crimen; pero el Señor que tiene cuidado de sus guardas no permitió que saliera con la suya, aunque quiso dar a V.E.I. el grandísimo premio de derramar parte de su sangre por celo de la divina palabra. ( Fragmento de una carta escrita el 28 de febrero de 1956 por la Venerable  María Antonia París a San Antonio Maria Claret)

BIBLIOGRAFÍA

RR. DE MARÍA INMACULADA MISIONERAS CLARETIANAS. Cartas de los Orígenes, 2009.

CANVIS, JEFF … Psalms the School of Prayer. 2009














Wednesday, August 1, 2018


XVIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO – CICLO B – 2018

Ø  El domingo XVII empezamos a leer en el evangelio del domingo el capítulo 6 de Juan sobre el Pan de Vida.

Ø  Juan no tiene la narración de la institución de la Eucaristía, pero dedica el capítulo 6 de su evangelio al Pan de Vida, que es Jesús.  

PRIMERA LECTURA – Ex 16, 2-4, 12-15

Ø  Dios ha liberado a Israel de la esclavitud de Egipto por medio de Moisés, ayudado por Aarón y por María, la hermana de ambos.

Ø  Ahora de frente a las dificultades de la vida en el desierto, que le  separa de la tierra prometida a la que se dirige,  aquel pueblo se queja, y tiene que culpar a alguien de sus dificultades, y culpan a Moisés y a sus hermanos que les convencieron de salir de Egipto.

Ø  Es una reacción que los humanos tenemos con frecuencia, buscar culpables.

Ø  Los Israelitas acostumbrados a la esclavitud, a hacer aquello que se les manda, y comer bien para poder trabajar, se quejan. No sabían que la libertad tiene un precio muy alto.

Ø  Tal vez nosotros también nos quejamos cuando las cosas no salen como queremos, y le pedimos cuentas a Dios. ¿Por qué  no hace algo? ¿ por qué no elimina a cuantos se oponen al bien? ¿Dónde estás cuando pasan estas cosas…? Cuando así hablamos nos olvidamos que hemos sido creados, somos creados libres con todas las consecuencias positivas y también negativas de este don, el más precioso que Dios nos ha dado.

Ø  Pero Dios rico en misericordia, tiene paciencia con su pueblo, y les da alimento como ellos piden, exigen. Les da carne y les da pan.

Ø  Un pan extraño que habrá que recogerse a primera hora de la mañana. Sólo se podrá recoger lo que se necesite, lo que es de más, se perderá, otros lo podrían utilizar si ellos no recogiesen más de lo que necesitan.

Ø  Tal vez esté pasando esto también en nuestros días, cuando acumulamos no nos sirve a nosotros y tampoco a quienes no tienen. Nosotros no podemos usar todo cuanto acumulamos, pero esto no aprovecha tampoco a otros.

SALMO RESPONSORIAL Salmo 77, 3 y 4bc. 23-24. 25 y 54

R. (24b) El Señor les dio pan del cielo.
Cuanto hemos escuchado y conocemos
del poder del Señor y de su gloria,
cuanto nos han narrado nuestros padres,
nuestros hijos lo oirán de nuestra boca.
R. El Señor les dio pan del cielo.
A las nubes mandó desde lo alto
que abrieran las compuertas de los cielos;
hizo llover maná sobre su pueblo,
trigo celeste envió como alimento.
R. El Señor les dio pan del cielo.
Así el hombre comió pan de los ángeles;
Dios le dio de comer en abundancia
y luego los condujo hasta la tierra
y el monte que su diestra conquistara.
R. El Señor les dio pan del cielo.

Ø  La reflexión que hace este salmo de la historia del pueblo es como una parábola que se percibe entre líneas.

Ø  Al final sabemos el significado de la parábola: Israel es rebaño sacado de Egipto(vv. 52-54)  y encomendado a David (vv. 70-72)

Ø  Por otra parte el salmista nos presenta la acción maravillosa de Dios y un pueblo que no entiende. Este pueblo favorecido por Dios, liberado, sacado de la esclavitud sigue desconfiando una y otra vez. Esto mismo encontraremos en el evangelio respecto de las personas en el tiempo de Jesús.

Ø  Tal vez nosotros también desconfiamos.

EVANGELIO  Jn 6, 24-35

Ø  La gente que acaba de comer el pan que Jesús les ha dado, al ver que no está lo buscan

Ø  Jesús les enfrenta y les ayuda a descubrir lo que de verdad tienen en su corazón: no es la señal que Jesús ha hecho, es que han comido pan sin tener que hacer nada para conseguirlo.

Ø  El evangelio de Juan llama a las obras milagrosas de Jesús, señales. Señales ¿de qué? De la presencia y actuación de Dios en medio de su pueblo, en el joven profeta Jesús, al que  nosotros reconocemos como el Hijo de Dios.

Ø  Jesús les exhorta a no trabajar para lo que perece.

Ø  Aquellos hombres y mujeres desean saber cómo pueden hacer la obra de Dios. Nosotros también deseamos saber qué hemos de hacer.

Ø  Hacer nos agrada porque nos da la satisfacción de que tenemos las riendas de nuestra vida en nuestras manos, que no dependemos ni de seres humanos, ni de Dios.

Ø  Pero la respuesta de Jesús es desconcertante y no les agrada. Ahora ya muestran su agresividad y su soberbia.

Ø  Lo único que hay que hacer es creer, ¿qué? ¿en quién? ….. En él que el Padre Dios ha enviado… ¿qué obras haces para que podamos creer en ti?  ¿Pero ya se han olvidado de lo que comieron?

Ø  Sí Moises dio de comer al pueblo el pan del cielo, no Moisés no, mi Padre, y ahora les he dado de comer yo a ustedes, yo que soy el enviado del Padre, a quien ustedes llaman su Dios. Yo soy el Pan que da vida.

Ø  El que viene a mí no tendrá hambre y el que cree en mí nunca tendrá sed".

Ø  ¡Qué misterio del corazón humano! Y ¡Qué insondable el misterio de la misericordia de nuestro Dios!  

SEGUNDA LECTURA Ef 4, 17. 20-24

Ø  Cuando Pablo visitó Éfeso(Hechos 19,1) encontró algunos cristianos no muy bien formados, que él instruyó y con quienes formó una comunidad de paganos convertidos. Vivió en Éfeso 3 años, en los cuales tuvo éxitos y dificultades.

Ø  Hay tres cosas en relación a esta carta: 1) no parece ser una carta, carece del tono personal, mas bien parece un homilía, parece pertenecer al género de enseñanza más que al de una carta. 2) se duda de que la carta hay sido escrita por Pablo, su estilo no es el de Pablo. 3) Se cuestiona que esta carta haya sido dirigida a los Efesios. Unos creen que estaba dirigida a Laodicea, y otros en cambio a un público más amplio de aquellas regiones.

Ø  Sea lo que sea la carta tiene un mensaje vivo para la iglesia de todos los tiempos.

Mensaje para este domingo

Ø  Lo primero que nos dice, que no obremos como los paganos

Ø  Porque no es esto lo que hemos aprendido de Cristo, de él hemos aprendido la verdad

Ø  Se nos invita a despojarnos del hombre viejo, es decir de nuestro pasado errado; a renovar nuestro espíritu y nuestra mente y a revestirnos del hombre nuevo.

Ø  En el bautismo somos despojados del pecado y revestidos de Cristo; pero mucho más que revestidos, transformados para vivir la vida misma de Cristo.

RINCON CLARETIANO  - de las cartas de los fundadores de las Religiosas de María Inmaculada Misioneras Claretianas.

A la señora hermana María Antonia París                                                                                                                                             Manzanillo, 3 junio de 1852.

Apreciada hermana en Jesucristo:  Acabo de recibir las dos apreciadas cartas de usted, la una escrita en Canarias y la otra en Cuba. Gracias a Dios, han llegado ya . Ahora descansen, encomiéndenme a Dios a fin de que nos inspire la manera con que quiere ser de ustedes servidor. Según usted me indica, aunque yo no me hallo presente, ya se cumple lo que dispuse antes de marcharme.

Expresiones a todas las hermanas y todas dispongan de su seguro servidor.

ANTONIO MARÍA CLARET, arzobispo de Cuba.

… todo lo arrostramos y todo lo abandonamos por amor a Jesucristo, deseosas de mayor perfección y de ocuparnos en su santo servicio allí donde las necesidades espirituales fuesen más apremiantes, y en donde por estar la educación religiosa menos atendida nuestros esfuerzos fuesen más aceptos a los ojos de Dios, como que nada nos propusimos, sino su mayor gloria en el cumplimiento de la santa regla que abrazamos. No sin contratiempos graves en la larga y penosa navegación que emprendimos, abordamos por fin a estas costas y los piadosos habitantes de Cuba nos acogieron con los brazos abiertos, recibiendo todos los días pruebas inequívocas de su caridad, y manifestando muchos padres de familia de los más bien conceptuados en la población por su posición social y acendrada religiosidad vivos deseos de que cuanto antes solicitemos la autorización debida para el establecimiento canónico y legal del santo instituto de la enseñanza que deseamos profesar.  (Fragmento de la petición  de María Antonia París dirigida a S. Antonio María Claret estando ya en Santiago de Cuba, 25 de septiembre de 1852 para iniciar el proceso de la fundación del Instituto. María Antonia París y compañeras).

BIBLIOGRAFÍA

CLARET, SAN ANTONIO MARÍA, Cartas.

LA BIBLIA DE NUESTRO PUEBLO, Adaptación del texto y comentarios de Luis Alonso Schökel.

PARIS, MARÍA ANTONIA, Cartas